Cuando el dalmata se entona no hay quien lo pare

Cuando el dalmata se entona no hay quien lo pare